> > > > >

Seleccionar un fluido de corte

 

Existen muchas situaciones  y variables implicadas que terminan convergiendo en la necesidad de un cambio de aceite de corte. La instalación de nuevas máquinas, un aumento súbito de producción, o problemas con el fluido de corte actual, o una mayor preocupación medioambiental o de seguridad en el trabajo, suelen ser motivos para buscar productos alternativos para los procesos de mecanización.

Para poder seleccionar el mejor fluido de corte, bien sea aceite puro o miscible (taladrinas), hemos de tener en cuenta los siguientes factores básicos: metales a mecanizar, las principales operaciones de mecanizado empleadas, el parque de maquinaria existente en la planta, el tipo de herramientas de corte y abrasivas que se emplean, los procesos posteriores por los que pasan las piezas en producción, y la legislación de riesgos laborales en vigor.

Entraremos a continuación a ver en detalle todos estos factores:

METALES

Algunos metales son más difíciles de mecanizar que otros. El acero inoxidable, aleaciones exóticas y metales duros requieren un alto rendimiento del fluido de corte. Otros metales, como el latón, cobre, aluminio, son más fáciles de mecanizar con un fluido estándar.

Los metales y aleaciones más duras, de baja mecanibilidad requieren  aceites puros de corte con un alto nivel de aditivación, para proveer excelentes características de extrema presión (EP) y disipación del calor para evitar que la pieza se funda. Los aceites normalmente incorporan ciertos niveles de azufre y cloro para proteger la herramienta y el utillaje, y asegurar así el acabado superficial requerido.

Para el latón, aluminio, muchos aceros al carbón y aceros poco aleados, es suficiente un aceite de corte con aditivos lubricantes, modificadores de fricción y una adecuada característica EP/anti-soldadura. Estos aceites de bajo rendimiento generalmente se formulan con grasas sulfurosas (inactivas) y/o parafinas cloradas. Los aceites puros de corte activos (conteniendo sulfuro activo) no deberán ser empleadas en latón y aluminio, ya que mancharán las piezas.

OPERACIONES DE MECANIZADO

Las operaciones de mecanizado sencillas (torno, fresa, taladro, etc.) pueden ser realizadas a altas velocidades y por tanto requieren un fluido refrigerante con unas características EP moderadas. Estas operaciones pueden ser por tanto realizadas con un fluido de baja viscosidad con un nivel bajo de aditivación, tales como los fluidos solubles (taladrinas).

Sin embargo, las operaciones más críticas deben ser realizadas a bajas velocidades y por tanto requieren una protección anti-fundición muy fuerte. Los aceites puros de corte diseñados para estas operaciones, como el roscado o brochado, tienen alta viscosidad y están fuertemente aditivados con azufre activado y cloro.

TIPO DE MAQUINARIA

El tipo de maquinaria empleada debe ser también un factor a tener en cuenta a la hora de elegir el tipo de fluido de corte. Por ejemplo, los tornos experimentan una fuerte contaminación cruzada entre el aceite lubricante y el fluido de corte. Por esta razón, estas maquinas suelen utilizar aceites multipropósito que se emplean a la vez para lubricar, como hidráulico y de corte.

Las rectificadoras, taladros verticales y taladros profundos requieren fluidos de baja viscosidad para aumentar la refrigeración, propiedades detergentes para limpiar la pieza, que puedan ser inyectados por el interior de la herramienta, y que no sean espumantes a altas presiones.

Las máquinas CNC tienen restricciones en la formulación del fluido de corte, por su potencial incompatibilidad con el resto de los componentes de la máquina, tales como las gomas de las juntas.

Las rectificadoras sin centro necesitan un fluido de mayor rendimiento que el de una rectificadora tangencial.

Es por tanto útil saber el parque de maquinaria a la hora de recomendar un fluido de corte, para poder reducir en lo posible el número de lubricantes empleados y poder consolidar referencias y stocks.

HERRAMIENTAS DE CORTE ESPECÍFICAS

Cuando se emplean herramientas especiales, recubrimientos exóticos, o abrasivos para rectificado, se debe elegir el fluido de corte con especial cuidado. Algunos aditivos no trabajarán adecuadamente con cierto tipo de recubrimientos especiales, y un aceite de rectificado incorrecto puede dañar irremisiblemente las muelas y el cabezal de rectificado.

Si está invirtiendo en herramientas de metal duro (carburo), cobalto o muelas CBN, tiene sentido invertir también en un fluido que maximice el rendimiento de la herramienta y por tanto haga la operación de mecanizado rentable.

PROCESOS AUXILIARES

Los procesos posteriores a la mecanización también tienen mucha influencia a la hora de elegir el aceite de corte adecuado, ya que mejorar el rendimiento del mecanizado con un aceite de alta viscosidad implica, si la pieza final debe ser pintada antes de entregar, por ejemplo, añadir un proceso de desengrase, secado , protección anticorrosiva, y finalmente pintura. En este caso se elegirá el aceite con la viscosidad justa y necesaria para que el proceso de desengrase no tenga que ser tan agresivo que pueda llegar a oxidar la pieza.

Existen fluidos de protección entre procesos, hidrofugantes, de secado químico, elegir con cuidado estos fluidos puede tener un gran impacto en el resultado final de cualquier empresa.

Un análisis de los procesos posteriores a la mecanización a la hora de elegir el fluido de corte, reducirá procesos, tiempos y costes.

SEGURIDAD Y RIESGOS LABORALES Y AMBIENTALES

Es frustrante elegir el fluido de corte perfecto para la pieza, la herramienta de corte y el parque de maquinaria, para descubrir con posterioridad que no puede ser utilizado en la planta. Cada planta puede tener restricciones y riesgos específicos debido a la política de residuos industriales que aplique, lo estrictos que sean en el departamento de riesgos laborales, alergias del operario, etc.

Saber a priori este tipo de restricciones en los químicos que pueden ser empleados facilita la elección del fluido de corte.

Este artículo ha sido solo un pequeño resumen de los aspectos que deben tenerse en consideración a la hora de elegir el fluido de corte. La conclusión debe ser que la elección de los lubricantes no es un asunto baladí y necesita por tanto la implicación del personal técnico, los operarios, mantenimiento, compras, y por otra parte el distribuidor de lubricantes. La mayoría de las veces, las necesidades de un departamento chocan frontalmente con las del siguiente, y hay que hacer un esfuerzo de consensuar el lubricante a utilizar. Este proceso requiere algo más que una llamada telefónica y una decisión de última hora.

El fluido de corte afecta a los equipos, a los operarios, al medio ambiente, y a la cuenta de resultados. Si hacemos el esfuerzo de analizar todas las variables que hemos resumido aquí, podremos elegir el lubricante con los requerimientos técnicos y de seguridad, así como la mejor calidad/precio.

En BRETTIS distribuimos fluidos de corte de los siguientes fabricantes:

- Fuchs: Aceites puros de corte, aceites solubles o taladrinas y  fluidos para deformación de chapa

- Elesa : Aceites puros de corte y aceites solubles (taladrinas)

- Matrix : Aceites puros de corte y aceites solubles (taladrinas)

Contacte con nosotros para asesorarle en los mejores lubricantes que puede utilizar en su planta.

 

Modificado por última vez en Miércoles, 04 Junio 2014 12:11

Subir